En los adultos pueden haber alteraciones del lenguaje y la escritura, así como funcionales, resultado de no haber sido tratadas durante las etapas de desarrollo, o por la aparición de lesiones sobre el sistema nervioso como pueden ser accidentes vasculares cerebrales, parálisis facial, traumatismos cráneo encefálico, enfermedades degenerativas o infecciosas … Los logopedas, una vez valorada la dificultad, la tratará de forma individualizada y personalizada, con una frecuencia acordada con el paciente y con ejercicios de apoyo en forma de pauta domiciliaria.

¿En qué casos?

Afasia (pérdida o alteración del lenguaje una vez adquirido).

Disartria (errores de la articulación de las palabras ocasionados por una lesión en el sistema nervioso central o periférico).

Alexia (pérdida de la capacidad de leer una vez se ha adquirido).

Afonía (pérdida total de voz).

Disfonía (alteración de la voz que dificulta la comunicación).

Disfemia (trastorno que afecta a la fluidez del habla).